Una sonrisa puede hacer la diferencia entre vivir y soñar, reír o llorar.